Copenhague, capital del “scandi-chic”


Creo que pocos dudarán a estas alturas de que Copenhague está de moda. En los últimos años se ha convertido en un atractivo destino turístico que recibe un creciente número de viajeros cada año. Pero, ¿cual es el secreto de la más moderna de las capitales nórdicas, la abanderada del nuevo “scandi-chic”?

Tanto si uno es un viajero clásico, a la caza de los lugares más reconocibles de la ciudad, como si uno es un viajero con olfato alternativo, Copenhague lo tiene todo y ofrece autenticidad y frescura, pues Copenhague, además de ser la capital de este pequeño país, es, desde hace unos años, capital mundial del diseño, de la arquitectura audaz y la planificación urbanística, la sostenibilidad, de los restaurantes pijos con estrella Michelín, y, por supuesto, de los cuentos de hadas.

Os voy a hablar de los distintos vecindarios de la ciudad, seguro que más de uno os enamorará.

 

La City

Es en este barrio del centro donde se concentran los mayores atractivos de carácter turístico de la ciudad, y, aunque es un área no demasiado extensa, unos 4×2 kms, podéis estar entretenidos fácilmente un día. Diríamos que en el mapa estamos hablando desde la Estación Central de Ferrocarril (conocida como Kobenhavn Hovedbanegard) – límite oeste- hasta la estatua de la Sirenita y el Kastellet– al este-, y desde la zona de los Lagos en el norte, hasta el barrio de Christianshavn en el sur. La estación es la principal de los ferrocarriles daneses, pues desde ella parten todos los trenes nacionales, internacionales, regionales de la isla de Zelanda y los S-Tog de cercanías. El edifico llama la atención por los cientos sino miles de bicicletas que hay aparcadas en su exterior, apiladas en estantes y ocupando prácticamente toda la zona de acerado. Aún hoy me pregunto si tendrán algún modo para identificar cual es la bicicleta de uno, o si es que llevan GPS incorporado… al otro lado de la calle y ocupando toda la manzana se encuentran los Jardines Tívoli. Se trata de un pequeño y precioso parque de atracciones como los de antes,  con 170 años de historia y tradición. El parque sólo abre desde la primavera al final del otoño y algunos días  alrededor de Navidad. El coste de un adulto es 120KR. Dentro hay un poco de todo, atracciones, restaurantes, jardines por los que pasear y un pequeño lago, pequeños teatros y auditorios, en los que, hay representaciones culturales para todos los públicos.

En uno de los laterales de Tívoli, (Avda H.C Andersen) tenemos el imponente edificio de la Gliptoteca Carlsberg (uno de los mejores museos de la ciudad), y la plaza y el Ayuntamiento de Copenhague, Rådhuspladsen, un imponente edificio con una elevada y puntiaguda torre, que parece competir con la del elitista hotel Skandic. Para el que tenga ganas de disfrutar de buenas vistas, es posible subir a su torre en una de las visitas guiadas que se organizan. Desde la Plaza del Ayuntamiento, parte la calle comercial más importante de la ciudad, Strøget, esta calle  peatonal de 2 kilómetros se prolonga hasta Kongens Nytorv, donde están el Teatro Real y Nyhavn. Strøget atraviesa plazas como la de Nytorv, y Højbro Plads, una de las más bonitas de la ciudad, con el Parlamento y el edificio de la bolsa.

Nyhavn CPH es un pequeño canal de unos quinientos metros que termina en el mar. Nyhavn era originalmente un puerto comercial donde atracaban barcos de todo el mundo. La zona no era muy recomendable, pero tras la renovación se ha convertido en una de las áreas de ocio imprescindibles de la ciudad.  Atracados en el canal hay barcos, algunos antiguos, y muchos, muchos bares y restaurantes. Está rodeado por pintorescos edificios de fachadas con colores diferentes en los que vivieron personajes tan populares como H.C Andersen.

Desde allí sale el barco turístico que recorre tanto el canal que separa la ciudad de la isla de Amager como los más pequeños que recorren el barrio de Christianhavn y rodean el Parlamento.

Hay diez minutos de caminata hasta Amalienborg, el palacio donde vive la familia real danesa.

Si se sigue un poco más hacia el este -alrededor de un kilómetro- aparecerá la famosa estatua de la Sirenita. Durante el paseo veremos la zona del Kastellet, una antigua fortaleza militar por la que se puede pasear tranquilamente.

Al otro lado del canal principal, está el barrio de Christianshavn, el canal atraviesa una de sus calles principales. La zona esconde, además, uno de los grandes atractivos turísticos de la ciudad: la comunidad de Christiania, que surgió en los años 60, cuando los hippies ocuparon pacíficamente unos terrenos del ejército. Aún hoy, esta especie de experimento sociológico alternativo, no está exento de polémica, viviendo al margen de las leyes y sin pagar impuestos. Los turistas han hecho que florezcan muchos negocios en la zona, donde la venta de hachís está la orden del día y donde la policía no suele entrar.

 

Nørrebro

Este barrio del norte de la ciudad se caracteriza por la multiculturalidad y la diversidad, pero también por ser un barrio residencial vivo y colorido, con un ambiente pintoresco y exótico, y al mismo tiempo, tolerante. La altísima presencia de inmigrantes, especialmente procedentes de países musulmanes, pero también la presencia de personajes peculiares, artistas y gente joven, hacen que este barrio sea reclamo para los que buscan zambullirse en un ambiente internacional, o simplemente pasar el día y hacer unas compras distintas.

La calle principal del barrio y la de mayor interés se llama Nørrebrogade y discurre desde los lagos hasta la estación del S-Tog (cercanías) de Nørrebro. Es un eje que recorre el barrio de norte a sur y en el que se puede encontrar toda la vida comercial del mismo. Una gran variedad de tiendas de alimentos de cualquier parte del mundo, restaurantes, bares y cafeterías. Y muchos pequeños talleres de artesanías únicos.

A pesar de lo que ha cambiado el barrio en la última década, este barrio es todavía un espacio para las diferencias, y tal vez por eso muchos daneses no étnicos han decidido vivir allí (frente a otros que lo odian, todo hay que decirlo).

Cómo llegar: Se puede coger el  Autobús 5A desde la estación central a Ravnsborggade o cruzar el puente: Dronning Louises bro.

 

Vesterbro

Yo me hospedé con gran acierto en este céntrico barrio cerca de la Estación Central, para descubrir lo bien situada que estaba. Es un área que ha sufrido una gran transformación, y que sigue en ello, de hecho, este barrio hace pocas décadas no era nada recomendable, y, probablemente sería un área donde los turistas no se aventurarían debido a la presencia de prostitutas, carteristas y una mala reputación en general. Un barrio obrero de minúsculos apartamentos y locales de alterne recorrido por el tranvía, de esos que marcan a la gente, orgullosa de pertenecer a él, lleno de tradición pero en el que los ajenos a él evitaban transitar. Hoy es un barrio que seguro les gustará visitar porque hay muchos lugares encantadores. Con áreas recreativas, parques, cafés, restaurantes y lugares de interés. La calle principal se llama Vesterbrogade, pero son casi más interesantes las laterales, llenas de cafeterías, tiendas artesanas, y tiendas especializadas que han surgido en calles como Halmtorvet y Istedgade. Todo jalonado por viejos edificios con historia y por gente muy diversa que han hecho que este barrio sea conocido como el Little Paris de Copenhague, de hecho, es la pequeña calle Værnedamsvej, la que es conocida así por su ambiente francés. Está bordeando los barrios de Vesterbro y Frederiksberg, y está llena de encantadoras tiendas de especialidades gourmet y restaurantes que parecen sacados de otra época, donde uno se no puede evitar sentarse y entender esa “alegría de vivir” por la que los daneses son famosos.

 

Frederiksberg

Por la proximidad y porque ya he hablado de Værnedamsvej, ahora le toca el turno a Frederiksberg. Frederiksberg es un barrio de moda de Copenhague, más elegante que Nørrebro y Vesterbro, sus habitantes son generalmente de mayor poder adquisitivo y de mayor edad. El barrio se caracteriza por las compras y los espacios verdes. Su calle principal es Gammel Kongevej, con tiendas de ropa, restaurantes, cafés y delicatesen. Frederiksberg también es un oasis verde, con los Jardines de Frederiksberg, el Jardín de la Facultad de Ciencias de la Vida y el parque Søndermarken. En este área se encuentra el zoo de Copenhague, y, enterrado bajo el manto verde de Søndermarken, están las cisternas, un enorme espacio subterráneo con un  ambiente catedralicio, hoy una sala de exposiciones única.

 

Østerbro

Østerbro se encuentra al norte del centro de la ciudad de Copenhague. (Ver mapa) y junto con Frederiksberg en el oeste, se ha considerado por mucho tiempo el distrito elegante de Copenhague. Elegante, burgués y al mismo tiempo 100% terrenal, destaca por su clase media alta liberal, por sus bellos edificios y por la naturaleza, un entorno envidiable en el que se disfruta de un estilo de vida relajado y deportivo.

Es una de las zonas residenciales más atractivas y elitistas de Copenhague, especialmente para familias con niños por sus infraestructuras, amplios bulevares, tiendas de diseño, oasis verdes (lagos, parque de Fælledparken y playa de Svanemøllen) y también por la cercanía a la estatua más famosa de Copenhague. Østerbrogade y Nordre Frihavnsgade son las calles comerciales más famosas.

 

Christianshavn

Christianshavn es un encantador barrio antiguo con pintorescas casas del siglo 19 bordeando las calles, frente a los animados canales donde los yates y los barcos comparten amarre. En Christianshavn, podréis curiosear la “ciudad libre” de Christiania, una ciudad dentro de la ciudad, famosa por su estilo de vida alternativo y arquitectura. Las calles ambientadas que desembocan en los canales están siempre vivas con ciudadanos paseando al perro, bebiendo té o bebiendo cervezas. En las noches de verano, las familias traen cestas de comidas caseras con ellos para cenar al aire libre. Lo habéis adivinado, este lugar tiene una atmósfera  única que atrae a personas de toda la ciudad.

Cómo llegar: pueden coger el autobús número 2A desde la Plaza del Ayuntamiento.

Por Ana Morales © Copyright 2017 | Todos los derechos reservados

Si te ha parecido interesante el artículo, ayúdanos a mantener el blog

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tras los pasos de Hans Christian Andersen en Copenhague | | Cuaderno de Viajes - […] donde hoy se encuentran sus restos. Más concretamente en el parque/ cementerio de Assistens  en Nørrebro,  uno de los…
  2. Tras los pasos de Hans Christian Andersen | | Cuaderno de Viajes - […] donde hoy se encuentran sus restos. Más concretamente en el parque/ cementerio de Assistens  en Nørrebro,  uno de los…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta su uso y el de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!