Si hay un festival caleidoscópico en el mundo, ese es el holi. Coincidiendo cada año con la llegada de la primavera, su celebración ha traspasado las fronteras del país asiático y se ha popularizado desde la India a todo el mundo. Este año será el 28 y 29 de marzo, coincidiendo con el domingo de ramos. ¿Te animas a sumergirte en un arcoíris de color?

La celebración del Holi

Si la India es un lugar que ya impresiona a los viajeros por su colorido, en estos días de fiesta sus pueblos y ciudades se convierten en una explosión de color total. La fiesta del Holi se celebra desde hace siglos y tiene orígenes mitológico. De hecho, existen diferentes historias sobre su origen, siendo la más extendida la del príncipe Prahlad y el demonio Holika. “Tras la conspiración del rey para acabar con la vida de su hijo en una hoguera, el Dios Visnú salvó al príncipe e hizo que Holika ardiera en las llamas“.

La primera noche de la celebración es la del “Holika Dahan” o “Chhoti Holi“, y simboliza los nuevos comienzos en el que las personas dejan atrás el pasado. Y lo hacen construyendo piras gigantes y cantando y bailando toda la noche alrededor del fuego. Como parte del ritual, la gente echa a la pira las cosas viejas que quieren dejar atrás para dejar espacio a lo nuevo y a todo lo bueno que está por venir.

El segundo día, que es propiamente el del Holi, “Rangwali Holi” o “Dhulhendi“, se festeja lanzando polvo de colores brillantes y agua coloreada unos a otros, como símbolo de felicidad por la llegada de la primavera, tratando así de emular los colores de las flores que nacerán durante la estación venidera. Porque recordemos que este día se celebra la llegada de la primavera y de la estación de lluvias. Por ello, siempre ocurre al final de la estación invernal, en la última luna llena del mes que normalmente coincide con finales de febrero o principios de marzo.

En pocas palabras, el festival Holi es una celebración de la felicidad y de la libertad y lo podréis ver en la mayoría de localidades indias y nepalíes, o allí donde hay una importante comunidad hindú: Sri Lanka, Malasia, Sudáfrica.

Ese día no hay distingos de castas, condición social, sexo, religión ni edad, todo el mundo se lanza a la calle con una única intención, reír y pasárselo bien. Durante unas horas, las costumbres se relajan, y el festival parece suavizar la brecha social entre ricos y pobres para abrazarse y desearse Feliz Holi .

El significado de los colores

Los colores utilizados no son escogidos al azar, sino que deben transmitir alegría y deseos positivos. Así, se han mantenido ciertos colores como tradicionales dentro de la celebración, como el anaranjado, que representa el optimismo, el azul simboliza la calma, el rojo es usado para el amor y la pureza, y el verde para la vitalidad.

Pero además los cuatro colores principales representan diferentes conceptos: el rojo se asocia también con la fertilidad, el azul es el color de Krishna, el amarillo es el color de la cúrcuma y alude a la piedad, el verde simboliza la primavera y los nuevos comienzos. Antaño los colores o gulal se hacían a base de hierbas que tradicionalmente eran: el nim, kumkum, jaldi, bilva y tenían propiedades ayurvédicas, ayudando a evitar las fiebres o constipados causados por el cambio de estación. Sin embargo, el aspecto comercial de la celebración y la búsqueda de nuevos colores, ha incrementado el uso de colores sintéticos que pueden ser tóxicos, por lo que se recomienda asegurarse que los polvos adquiridos son gulal  de origen natural.

Algunos consejos para disfrutar con seguridad del Holi

-Las imágenes y el color de este festival son algo único, no os olvidéis la cámara o lo lamentareis, pero proteged el material, mucho cuidado con teléfonos, cámaras… porque no se libra nada del agua ni de los polvos de colores.

Llevad ropa vieja o que no os de pena desechar, muchos de los tintes que se echan al agua no salen luego o salen muy mal.

-Para proteger los ojos os aconsejo llevar gafas de sol, evitareis el polvo en la medida de lo posible (ya que empezará a volar sin control como parte de la magia del Holi).

– La mejor manera de evitar que el polvo se adhiera a la piel es hidratarla bien de antemano con loción solar o aceite. Algunas personas también se ponen aceite en el cabello para que el polvo sea más fácil de quitar.

– Ten cuidado a la hora de coger rickshaws, el alcohol ese día corre por la ciudad y hasta los conductores van “entonados”.

-Durante el Holi es muy común el consumo de bhang, un preparado a base de cannabis, al que se atribuyen propiedades medicinales. El bhang se mezcla con diferentes alimentos, bebidas e infusiones con el fin de incrementar la euforia que embriaga la celebración. Como turistas, es mejor participar al principio del día pues a medida que este discurre, más eufórica y hermanada estará la gente, y así evitareis los problemas que pueden llegar a surgir a medida que avanza el día.

-Estad alerta si vais con niños, no los perdáis de vista, se pueden despistar con facilidad

¿Donde?

El Festival Holi se celebra con bastante más intensidad y participación en el norte de India que en el resto del país. Si el Holi os pilla viajando por el norte de la India, Jaipur es una de las mejores ciudades para disfrutar de él.

En Jaipur, la ciudad rosa, en las mismas fechas, se rinde desde tiempos inmemoriales homenaje al elefante, que para la tradición hindú representa desde la antigüedad la salud y la fuerza. Coincidiendo cada año con la víspera del Holi, se celebra otro no menos colorido festival, el Hastimangala, dedicado, en este caso, al paquidermo más venerado del subcontinente indio: el Elephant Festival de Jaipur, o Festival del elefante de Jaipur. Este festival está temporalmente prohibido por la denuncia de los grupos de defensa de los animales, pero, aun así, aunque han quedado atrás las carreras y los concursos, los propietarios continúan afanándose en conseguir la mejor decoración por lo que es muy probable que veáis elefantes engalanados para la fiesta, aunque no haya desfile.