Mihrimah, la sultana del sol y la luna


Quién era Mihrimah?

Cameria, o Miriam (como era conocida en occidente), o Mihrimah Sultan (1522-1578), fue hija de Solimán el Magnífico y de Roxelana. Su nombre, de origen persa significaba “el sol y la luna” (Mihr ü Mah)

He hablado en ella en anteriores entradas, siempre de pasada, pero hoy ella va a ser la protagonista absoluta de esta.

Mihrimah, como muchos de ustedes ya saben por la cantidad de novelas de corte pseudohistórico que hay actualmente en emisión en distintos países, fue hija del poderoso Solimán el Magnífico y de Roxelana, y esposa del gran visir Rüstem Pashá, de quien también hemos hablado en numerosas ocasiones.

Fue la princesa imperial más poderosa de la historia otomana y una de las figuras más prominentes durante el Sultanato de las Mujeres. Teniendo en cuenta la fama y el poder alcanzado por todos sus parientes más cercanos, casi parece imposible poder haber destacado por algo, o no haber quedado eclipsada por ellos. Sin embargo, el poder que Mihrimah ostentó, fue un poder algo más sutil que el de sus famosos allegados, en el marco de una vida notable.

Se la supone nacida en 1522 aunque no se sabe con exactitud. Ella fue la única hija que sobrevivió del matrimonio de Roxelana y Soliman, ya que Tasasız Raziye Sultan murió a una muy temprana edad. Después de casarse con el gobernador Rustem Pasha, a la edad de 17 años, este se convertiría en primer visir tras la boda, al tiempo que crecía su influencia en la corte. Con él tuvo 3 hijos y una hija, una unión marcada por los continuos celos del gran visir y por una difícil convivencia. Mihrimah Sultan no era la representación de la belleza convencional, su encanto residía en su notable inteligencia y buena naturaleza, así como en una esmerada educación. Se la describe como una mujer sofisticada, elocuente e instruida, piadosa y con una salud delicada. (Poco después de su boda, desarrolló una afección reumatoide y pasó la mayor parte de su vida lidiando con la enfermedad)

Mihrimah Sultan se convirtió en una de las dos mujeres más poderosas en la corte junto con su madre Hurrem Sultan, y acompañaba a su padre a través del Imperio siendo su consejera en diversos temas de política internacional.

Debido a que Mihrimah era mujer y por tanto, no era elegible como sucesora del sultanato, pudo desarrollar una relación más cercana con su padre que la que este tuvo con sus hijos que sí eran candidatos a sucederle y que por lo tanto, potencialmente, podrían rebelarse contra él. Sin embargo, siempre se habló de una cierta rivalidad con su medio hermano Mustafá. De hecho Mihrimah, junto con su madre Hürrem y su esposo, conspiraron para eliminar a Mustafá y así asegurar el trono al hijo de Hürrem y su hermano mayor, Beyazid. Su participación nunca fue probada, e incluso parece impropia de su nobleza de carácter, pero si Mustafá hubiera subido al trono, como era previsible, todos los hermanos de Mihrimah (Selim, Beyazid y Cihangir) probablemente habrían sido ejecutados de acuerdo con la costumbre fratricida de la dinastía otomana, que mandaba ejecutar a todos los hermanos del príncipe para evitar peleas por el poder y por tanto, una debilidad en el gobierno del Imperio.

Después de la muerte de su madre en 1558, Mihrimah Sultan se convirtió en la mujer más poderosa del imperio ya que se convirtió también en “Reina Madre” (Valide Sultana) y en la directora del harén. Esta disfrutó de la confianza de su padre hasta que él murió en 1566. Esta cercanía continuó incluso después de la muerte del sultán, ya que Mihrimah fue el único de los hijos de Suleyman que fue enterrado con junto a él en su tumba.

Tras la muerte de este, tuvo una gran influencia sobre su hermano el Sultan Selim II, quien le pidió que estuviera junto a él y le ofreció seguir a cargo del harén. Durante el reinado de su sobrino Murad III, (tras la muerte de su hermano Selim II), continuó al frente del harén a petición del Sultan Murad III y éste le revalidó el título de sultana y así permaneció así hasta que su delicada salud la llevó prematuramente a la tumba en 1578, sobreviviendo a todos sus hermanos.

 

Sus Mezquitas en Estambul

Como Valide, Mihrimah tuvo acceso a recursos económicos considerables y patrocinó varios proyectos arquitectónicos importantes. Sin contar con sus recursos propios, que eran los más grandes de todo el imperio (recuerden que Rüstem Pasha era el hombre más rico del imperio, más incluso que el propio Solimán). Se dice que Mihrimah incluso prestó sumas considerables al propio tesoro en periodos de escasez. Es conocida su labor filantrópica y el aprecio de los súbditos.

Las más conocidas de estas son dos mezquitas en Estambul.

Una de ellas, imponente, surge a lo largo de las murallas de Teodosio, cerca de la cisterna de Aetius, Edirnekapı, en el muro occidental de la ciudad vieja, en la más alta de las siete colinas de Estambul y fue obra del genial Mimar Sinan. La mezquita en Edirnekapı consta de una fuente, madrasa y hamam. A diferencia de la de Üsküdar, presenta un solo minarete. La segunda, está presidiendo la plaza de Üsküdar: consistía en una mezquita, una madrasa, un comedor para alimentar a los pobres, una clínica y una escuela primaria. Con la excepción de la mezquita, la escuela primaria, la biblioteca y la madrasa se utilizan actualmente como clínica ambulatoria.

Cuando Mihrimah Sultan falleció en Estambul en 1578, fue enterrada en el mausoleo de su padre en lugar de en una de las mezquitas que había construido. Según una historia narrada por la escritora turca Elif Shafak, fue el amor imposible del arquitecto Sinan. Este construyó la Mezquita de Mihrimah sultán en Üsküdar para que esta pareciese la silueta de una mujer con su falda barriendo el suelo. Además, si recuperan la entrada del Top 5 de las mezquitas de la orilla asiática sabrán que se dice que el 21 de marzo, (el supuesto cumpleaños de Mihrimah Sultan), mientras el sol rojo carmesí se pone detrás del minarete de la mezquita en Edirnekapı, la luna aparece simultáneamente entre los dos minaretes de la mezquita en Üsküdar: el sol y la luna. Dado que no hay ninguna evidencia histórica de estos hechos y que incluso es imposible saber el día y el mes en que nació Mihrimah Sultan (incluso el año es incierto) habrá que dejarlo en una bella historia.

Por Ana Morales © Copyright 2019 – Todos los derechos reservados

Si te ha parecido interesante el artículo, ayúdanos a mantener el blog

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta su uso y el de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!