La isla de los Dioses…os espera


En los últimos años he tenido la oportunidad y el placer de visitar la “isla de los dioses” en un par de ocasiones, la primera de ellas antes del atentado que causó la muerte de más de doscientas personas en Kuta, en 2002 y la última vez en 2006. Sin duda observé un Bancales dearrozantes y un después en la segunda visita, no sólo por la línea temporal, sino por el duro golpe que esta tragedia supuso para la isla, aún no recuperada de su horror cuatro años después. Si hay algo patente en Bali es que no sólo es un lugar privilegiado, bellísimo en paisajes y lugares que alimentan el alma, sino con una gente encantadora, donde todo el que llega se siente rodeado de paz y buenas vibraciones.

Bali pertenece a Indonesia, el país con mayor población musulmana del planeta, pero curiosamente la isla es de los pocos reductos de este gran país cuajado de islas paradisíacas que no es de religión musulmana. En Bali la rColectando el arrozeligión mayoritaria es una curiosa mezcla de hinduismo con cultos ancestrales ligados a los antepasados y a las fuerzas o espíritus de la naturaleza. De hecho la religión con sus muchísimos tipos de ceremonias, ofrendas y festivales y folklore es el centro de la vida cotidiana de los balineses que la viven intensamente. Por ello voy a hablaros de alguno de sus templos más curiosos tanto por su arquitectura, ubicación o culto, lugares que sin  duda querréis conocer.

 

Pura Ulun Danu Bratan

Las tierras del norte de la isla se prestan al uso de superlativos, tanto por la belleza de su naturaleza, plagada de selvas, cascadas y fértiles Pura Ulun Danu Bratancampos de arroz, café, clavo y árboles frutales como por su misma historia pues es en esta parte de la isla donde se encuentran los restos arqueológicos más antiguos y la huella de su pasado colonial en la arquitectura de su capital, Singaraja. El templo Ulun Danu Bratan se encuentra en un lago, su acceso es interesante y yo añadiría que casi imprescindible porque nos da la oportunidad de recorrer el interior de la isla, atravesando pequeños pueblos y campos donde se observa de cerca el modo de vida balinés. En esta zona hay dos lagos de montaña que se encuentran a más de mil metros sobre el nivel del mar: el lago Buyan y el lago Bratan. Este último es el más grande de la isla y además de sus preciadas e imprescindibles reservas acuíferas esconde dos tesoros: el templo Candi Kuning y el Pura Ulun Danu Bratan, también conocido como “el templo del amor”. Construído en 1634, el mayor de los edificios o meru, que descansa en un islote dentro del lago está consagrado a la propia diosa del lago Deni Dawi Bratan, una divinidad silvestre relacionada con el dios de las montañas del Monte Catur que limita al lago en su lado más oriental. Los agricultores de la zona cuyas tierras son alimentadas por las aguas del lago le rinden culto. Las orillas del lago están ajardinadas y cuidadas con gran esmero y los propios vecinos pasean, pescan y descansan a la sombra de sus árboles. La bruma que flota sobre el mismo lago le añade aún más, si es posible un halo  de ensueño y misticismo que convierte a este lugar en mágico.

 

Templo Madre o Pura Besakith

Situado en el este de la isla a 1000 metros de altitudOfrendas_Besakit y colgando en la falda del volcán Agung (el más alto de los volcanes de esta isla con sus más de 3000 metros de altura) se encuentra un gran complejo hinduista catalogado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Pura Besakith o el templo madre es espectacular y se extiende en cascada por la ladera del volcán con sus decenas de terrazas plagadas de templos y santuarios, estatuas, y patios dedicados a las distintas divinidades del hinduismo. La vegetación que lo rodea así como las vistas hacen de este lugar no sólo un importante centro religioso sino  una visita imprescindible tanto para locales como para extranjeros. Como foráneos, el acceso a la mayoría de los templos nos está vedado, pero  no es necesario acceder a cada edificio para disfrutar de ellos, pues aquí sin duda prima el conjunto y la magnificencia del lugar. Lo balineses creen que cuando los dioses bajan a la tierra se alojan aquí, y, que los altares a los pies de los meru son su morada durante la celebración de ciertas ceremonias.

El templo principal del conjunto es el Pura Penatan Agung, consagrado a Shiva, a su izquierda, el Pura Batu Madeg está dedicado a Vishnu y a su derecha el Pura Kiduling Kreteg a Brahma. Todos ellos en forma de pirámides escalonadas de piedra volcánica que crecen hacia el cielo y están techados con fibra de palmera. Los rodean 19 templos más,  siempre llenos de lugareños que acuden a orar y a recoger agua lustral para las ceremonias de los templos locales o la celebración de ritos funerarios. Sólo mencionar que cada templo tiene una ceremonia particular anual  y que cada diez años se celebra uno especial que purifica y bendice a toda la isla, el Panca Wali Krama.

 

Pura Tanah Lot

En los últimos años el Tanah Lot se Tanah Lota convertido en un luar de paso obligado que va de boca en boca entre los turistas. El acceso está muy organizado, parking, tiendas que jalonan el acceso de camino al templo, zonas ajardinadas, servicios… doy fe de que eso no era así hace unos años, y supongo que puede resultar un poco artificial o incómodo, pero al margen de esto creo que esto no le resta encanto al protagonista del lugar en sí, el templo Tanah Lot que nos espera unos metros más abajo y que tiene un paisaje precioso.

Este templo está situado en el oeste de la isla, a unos 20 kilómetros de Denpasar y sus recortados acantilados y playas vírgenes de arena negra, plagada de pequeños islotes y rocas diseminadas frente a la costa bien merecen una excursión. Es un verdadero placer contemplar las olas crecer y precipitarse contra las rocas del acantilado, incluso se ven algunos surfistas que se atreven a cabalgar sobre ellas. El templo de piedra, perfectamente integrado en la naturaleza parece que siempre estuvo aquí. Construido sobre un peñón, cuando sube la marea se queda rodeadoAtardecer sobre el Tanah Lot por el mar y es fuertemente castigado por las olas que lo azotan sin piedad. De hecho su nombre precisamente, significa en lengua balinesa “tierra en medio del mar”. Construido en el siglo XVI, según la creencia popular, en su base habitan miles de serpientes que protegen este templo de los intrusos. Hay que decir que este aunque su emplazamiento es curioso, este no es el único templo en el mar en la costa de Bali, donde de hecho hay al menos media docena más los cuales están a la vista los unos de los otros, formando así una cadena a lo largo de la costa sudoeste de la isla.

La puesta de sol tiñe el cielo de tonalidades rosadas y naranjas, y esa es la imagen que todos venimos a contemplar: el templo colgado en una roca dentro del mar, la furia del mar, la caída del sol… Templo Tanah Lot

Desde el otro lado se divisa un paisaje igualmente bello que para nada desmerece al Tannah Lot, otro templo cuyo perfil se recorta y confunde con el mismo acantilado sobre el que se asienta. No se ve con claridad el horizonte pues la bruma cubre la roca. Las bandadas de pájaros lo sobrevuelan una y otra vez y el contorno de la isla se pierde en la lejanía.

 

Pura Ulluwattu

Pura UlluwatuSi bien el Tanah Lot se hallaba en un entorno idílico dentro del mar, el Pura Ulluwattu es espectacular por su emplazamiento en el borde de un acantilado. Construido en el siglo XI, este es uno de los templos más antiguos de la isla y uno de los nueve templos direccionales destinados a proteger la isla deUlluwatu templo en el acantilado Bali de los malos espíritus. Su ubicación en el distrito más occidental al sur de esta isla mágica guarda a los balineses del espíritu maligno del océano. Esta maravilla arquitectónica de negra roca coralina, se alza unos ochenta metros sobre sobre la cima del acantilado junto al famoso rompeolas en el suroeste de la península de Bukit, famoso por sus fiestas de luna llena y por ser un lugar ideal para la práctica del surf de los deportistas más experimentados. Su puesta de sol desde un warung o restaurante encaramado en el mismo acantilado nos ofrecen un lugar idílico y cómodo para estudiar el vasto Océano Índico.

Por Ana Morales © Copyright 2013 – Todos los derechos reservados

Si te ha parecido interesante el artículo, ayúdanos a mantener el blog

 

1 Comentario

  1. Un lugar de ensueño, donde poder disfrutar de la paz y la armonía propias de un Paraíso…, un Paraíso de misticismo, religiosidad y de gente amigable, en un entorno de exuberantes playas de aguas transparentes y campos de arroz por doquier.
    …para no perdérselo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta su uso y el de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!