Kumari


Kumari

Los pies de la kumari no pueden bajo ningún concepto tocar el suelo