Actualmente Turquía tiene 15 elementos inscritos en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial y 18 en la lista del Patrimonio Material de la Humanidad.
Para que no te pierdas ni uno solo de ellos, hoy os enumero cuales son los lugares incluidos en la lista de Patrimonio material de la Humanidad  de Turquía bajo la protección de la Unesco.
En realidad, para lo grande que es Turquía a mí se me hacen pocos los lugares que cuentan con esta distinción. Pero hay que decir que hasta 1985 Turquía no ingresó en esta importante lista, debutando  con:

 

1. La Gran mezquita y Hospital de Divriği, en la provincia de Sivas

Esta obra maestra de la arquitectura islámica se caracteriza tanto por la perfección técnica de sus bóvedas como por la creatividad y exuberancia de la ornamentación esculpida en los tres portales de acceso que contrastan con la austeridad del edificio.

 

2. Parque Nacional de Göreme y sitios rupestres de Capadocia

 En el valle de Göreme y sus alrededores, en medio de un espectacular paisaje de origen kárstico modelado por la erosión, hay una gran cantidad de iglesias rupestres ( excavadas en la roca) testigos de excepción del arte bizantino del período posticonoclástico, así como viviendas y aldeas troglodíticas y subterráneas que son vestigios de un hábitat humano tradicional cuyos orígenes se remontan al siglo IV. Podéis ver más información aquí.

3. Zonas históricas de Estambul

Estratégicamente situada en la península del Bósforo, entre los Balcanes y Anatolia, el Mar Negro y el Mediterráneo, la ciudad de Estambul ha sido el escenario de grandes acontecimientos políticos, religiosos y artísticos durante más de dos mil años. Entre sus numerosos monumentos cabe destacar el antiguo hipódromo de Constantino, la basílica de Santa Sofía, construida en el siglo VI, y la mezquita de Solimán el Magnífico, que data del siglo XVI, todas en peligro por la superpoblación, la contaminación industrial y la urbanización incontrolada.

Recientemente hemos asistido además a la conversión de dos importantísimos museos máximo ejemplo del arte bizantino en mezquitas, Santa Sofía y San Salvador de Chora, son, desde 2020 de nuevo, lugares de culto musulmán. La UNESCO emitió un comunicado publicado en su propia web lamentando profundamente esta decisión “La UNESCO lamenta profundamente la decisión de las autoridades turcas, adoptada sin diálogo previo, de modificar la condición de Santa Sofía y pide que se preserve la universalidad del Patrimonio Mundial”. Chora, construida cerca de las antiguas murallas de la ciudad de Constantinopla, contiene excepcionales mosaicos bizantinos del siglo XIV que muestran escenas de historias bíblicas, y ha sido museo los últimos setenta años. Turquía está violando sus obligaciones internacionales con los lugares calificados como Patrimonio Mundial de la UNESCO ubicados en su territorio.

4. En 1986 Hattusa, la capital hitita

En el segundo milenio antes de nuestra, esta ciudad tuvo una influencia considerable en Anatolia y el norte de Siria. El sitio arqueológico de Hattusa, antigua capital del Imperio Hitita, es excepcional por los vestigios, trazado y la organización de la ciudad, los distintos tipos de construcciones conservadas (templos, mansiones reales y fortificaciones)  y la riqueza ornamental de la Puerta de los Leones y la Puerta Real, así como por el conjunto de arte rupestre de Yazilikaya.

 

5. Monte Nemrut

El monte Nemrut alberga los vestigios de una de las más ambiciosas construcciones de la época helenística, el mausoleo del rey Antíoco I, que ocupó entre los años 69 y 34 a.C. el trono de Comagene, un reino creado al norte de Siria y el Éufrates tras el desmembramiento del imperio de Alejandro el Magno.
El doble origen de la cultura y el arte de este reino se sintetiza tanto en el sincretismo del panteón de sus dioses como en el linaje grecopersa de sus soberanos.
Son famosas las gigantescas estatuas situadas en la tumba del rey Antíoco I – un santuario construido por el  mismo rey Antioco I de Comagene – así como la ingeniería de su construcción, que sorprende a todos los visitantes cuando la ven por primera vez.

 

6. Xanthos – Letoon

El sitio de Xanthos, capital de la antigua Licia, es representativo de la mezcla de la estética tradicional licia con la griega, sobre todo en el arte funerario. Las inscripciones de los monumentos son de importancia capital para conocer la historia de los licios y su lengua indoeuropea.

7. Hierápolis-Pamukkale, provincia de Denizli, inscrito en 1988

Creado por las aguas saturadas de calcita y creta que fluyen de manantiales de origen volcánico , el paisaje fantástico de Pamukkale (“el castillo de algodón” en turco) que domina la llanura forma bosques minerales, cascadas petrificadas y toda una serie de piscinas de travertino que discurren en terrazas. Aquí fue donde en el s. II a.c la dinastía de los atalidas, reyes de Pérgamo, creó el balneario de Hierápolis. El singular balneario alberga las ruinas de las termas, los templos y otros monumentos griegos. Podéis ver más información aquí.

 

8. Ciudad de Safranbolu

Desde el siglo XIII hasta comienzos del siglo XX, Safranbolu fue una etapa importante para las caravanas que se desplazaban por la principal ruta comercial terrestre entre Oriente y Occidente. La vieja mezquita, los antiguos baños públicos y la madraza de Solimán Pachá son del año 1322. Durante su período de apogeo, en el siglo XVII, la arquitectura de esta ciudad ejerció una acusada influencia en las realizaciones urbanas de una gran parte del imperio otomano.

 

9. Sitio arqueológico de Troya, Provincia de Çanakkale

Inscrito en 1998, el sitio arqueológico de Troya, con sus 40 siglos de historia, es uno de los más célebres del mundo. Las primeras excavaciones del sitio comenzaron en 1870 por el famoso arqueólogo Heinrich Schliemann. Desde un punto de vista científico, sus numerosos vestigios constituyen la prueba más importante del primer contacto entre las civilizaciones de Anatolia y el mundo mediterráneo. El asedio de Troya por espartanos y aqueos, llegados de Grecia hacia el siglo XIII o XII a.C., fue recogido por Homero en La Ilíada y desde entonces ha sido una fuente continua de inspiración para grandes artistas del mundo entero.

10. Mezquita y complejo social de Selimiye, en Edirne

Esta mezquita de planta cuadrada era considerada por el genial Mimar Sinan su obra maestra, con su gran cúpula y sus cuatro esbeltos minaretes que dominan el perfil de la ciudad de Edirne, antigua capital otomana.  Se inscribió en 2011 e incluye también el conjunto arquitectónico anexo, formado por madrazas (escuelas coránicas), un mercado cubierto, la casa del reloj, un patio exterior y la biblioteca. Realizada con cerámicas de Iznik fabricadas en el periodo más floreciente de su producción, la ornamentación interior es una muestra de ejecución artística con este tipo de material que nunca se ha llegado a igualar.

Este conjunto arquitectónico se considera la expresión armónica más consumada del külliye otomano.

 

11.   Sitio neolítico de Çatalhöyük. Provincia de Konya

Çatalhöyük está ubicado al sur de la península de Anatolia, en la planicie de Konya, cerca de la  ciudad de Konya y aproximadamente a 140 km del volcán Hasan Dağ.

Dos colinas forman este sitio arqueológico de 137.000 metros cuadrados de superficie. El mónticulo de mayor altura, situado al este, contiene huellas de 18 niveles de ocupación neolítica entre los años 7.400 y 6.200 a.c de  que incluyen pinturas murales, relieves, esculturas y otros rasgos simbólicos y artísticos. Todos ellos atestiguan la evolución de la organización social y las prácticas culturales a medida que los humanos se adaptaron a la vida sedentaria. La colina occidental muestra la evolución de las prácticas culturales del Calcolítico (6.200 a 5.200 a. de C.). Çatalhöyük contiene vestigios importantes de la transición de pueblos a organizaciones  urbanas que se mantuvieron en el mismo emplazamiento durante más de 2.000 años.

 

12. Bursa y Cumalikizik: el nacimiento del Imperio Otomano

En 2014 se listaron ocho componentes en la ciudad de Bursa y la cercana villa de Cumalıkızık.

El sitio ilustra la creación de un sistema de establecimiento urbano y rural del Imperio Otomano a principios del siglo XIV. Estas incluyen los distritos comerciales de los khans, los külliyes (instituciones religiosas) que integraban mezquitas, escuelas religiosas, baños públicos y una cocina para los pobres, así como la tumba de Orhan Ghazi, fundador de la dinastía otomana. Fuera del centro histórico de Bursa está la preciosa villa rural de Cumalıkızık.

 

13. Pérgamo y su paisaje cultural de estratos múltiples

El sitio se sitúa justo encima de la llanura de Bakirçay, en la costa turca del mar Egeo.

La acrópolis de Pérgamo fue la capital de la dinastía helenística de los atálidas y un importante centro del saber en la Antigüedad. Sus templos monumentales, teatros, estoas (pórticos), gimnasio, altar y biblioteca se situaban junto a una colina y estaban protegidos por una amplia muralla circundante. El santuario de Cibeles, tallado en la roca, se encuentra al noroeste, en otra colina visualmente unida a la Acrópolis. Más tarde, la ciudad se convirtió en capital de la provincia romana de Asia y fue conocida por su Asclepeion, o templo curativo. La Acrópolis corona un paisaje que contiene túmulos y vestigios de los imperios romano, bizantino y otomano repartidos al pie de las colinas, en la actual ciudad de Bergama y sus alrededores.

14. Éfeso

Inscrita en 2015. Situada en lo que una vez fue el estuario del río Kaystros, Éfeso comprende sucesivos asentamientos helenos y romanos fundados en nuevas ubicaciones a medida que la costa se desplazada al oeste. Las excavaciones han ido revelando grandes monumentos del periodo del Imperio Romano que incluyen la Biblioteca de Celso y el Gran Teatro para más de 25.000 espectadores, las muy bien conservadas villas romanas, el templo de Adriano, el odeón… Sólo quedan pequeños restos del famoso Templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del Mundo, que recibía peregrinos venidos de todo el Mediterráneo.

Desde el siglo V, la basílica de San Juan donde está enterrado el ápostol y la Casa de la Virgen María, una capilla cruciforme abovedada a siete kilómetros de Éfeso, es un importante lugar de peregrinaje para los cristianos.

 

15. Paisaje cultural de la fortaleza de Diyarbakır y los jardines de Hevsel

Situada sobre una escarpadura en la cuenca superior del Tigris, formando parte del llamado “Creciente Fértil”, la villa fortificada de Diyarbakir y su paisaje asociado han conocido numerosas culturas a lo largo de los siglos.    El sitio fue un importante centro desde los periodos helénico, romano, sasánida y bizantino y después otomano e islámico hasta nuestros días. El bien comprende la colina de Amida, llamada İçkale (castillo inferior), las murallas de Diyarbakir de una longitud de 5.800 m -con sus numerosas torres, puertas, contrafuertes y 63 inscripciones que datan periodos diferentes de la historia- y los jardines fértiles del Hevsel -que unen la villa al río Tigris y aprovisionan la ciudad de comida y agua.

 

16. Sitio arqueológico de Ani, provincia de Kars

Situados al nordeste de Turquía, en una solitaria meseta erguida sobre el valle que delimita la actual frontera natural entre este país y Armenia, los vestigios de la ciudad medieval de Ani comprenden un gran conjunto de viviendas y edificaciones religiosas y castrenses dotadas de una estructura urbanística típica de la Edad Media, que se fue configurando a lo largo de los siglos bajo la soberanía de diferentes dinastías cristianas y musulmanas.

La ciudad alcanzó su máximo esplendor entre los siglos X y XI, cuando fue capital del reino armenio de los Bagrátidas y se benefició del control que ejercía sobre uno de los ramales de la Ruta de la Seda. Posteriormente, bajo el sucesivo dominio de los bizantinos, selyúcidas y georgianos, conservó su rango de encrucijada importante del tráfico mercantil de caravanas. La invasión mongola de 1239 y el devastador terremoto de 1319 asolaron la ciudad y precipitaron su decadencia. Ani ofrece un amplio panorama del desarrollo arquitectónico medieval gracias a la presencia de casi todas las innovaciones arquitectónicas que emergieron en la región entre los siglos VII y XIII de nuestra era.

 

17. Afrodisias

Ubicado en el suroeste de Turquía, en el valle superior del río Morsynus, e inscrito en 2017 el sitio consiste en el sitio arqueológico de Aphrodisias y las canteras de mármol al noreste de la ciudad. El Templo de Afrodita data del siglo III a.C.,  la ciudad fue construida un siglo más tarde. La riqueza de Aphrodisias venía de sus canteras de mármol y el arte que producían sus escultores. Las calles de la ciudad están ordenadas en torno a varios monumentos civiles como templos, un teatro, un ágora y dos baños.

18. Sitio megalítico de Göbekli Tepe

Situado al sudeste de Anatolia, en lo alto del Monte Germus, este sitio posee toda una serie de monumentos megalíticos circulares y rectangulares dispuestos en forma de recintos, que fueron erigidos por poblaciones de cazadores-recolectores en la etapa del Periodo Neolítico anterior a la alfarería (9600-8200 a.C.). Utilizados para la ejecución de rituales, probablemente funerarios, estos recintos poseen altos pilares en forma de T con animales salvajes esculpidos que nos dan una idea de la cosmovisión y las creencias de los pobladores de la Alta Mesopotamia hace unos 11.500 años. Podéis ver más información aquí.