Sarnath y la rueda del Dharma


Si bien Varanasi es el lugar de peregrinación por excelencia para los hindús, resulta que a escasos 10 kms de la ciudad encontramos otro lugar de gran importancia para la filosofía budista, me refiero a Sarnath, ciudad santa para el budismo. Hay cuatro lugares sagrados relacionados con la vida de Buda: Lumbini, en Nepal, donde nació, Bodh Gaya, en India, donde se iluminó, Sarnath, en India, donde dio su primer sermón, y Kushinagar, en India, donde murió.

Sarnath vieMonjene de la palabra Sarangata, “señor de los ciervos”, ya que según la leyenda, en una reencarnación anterior Buda fue un ciervo. Lo que no es una leyenda, es que ya en épocas de Buda el parque era un refugio de ascetas. Es realmente curioso, viniendo de Varanasi, entrar en este recinto. Hemos pasado de las multitudes y la exaltación a un ambiente totalmente distinto, un remanso de paz, en el que vemos monjes budistas de muchas nacionalidades distintas charlando y paseando por allí.

Estamos en el lugar histórico donde Buda predicó por primera vez a sus cinco discípulos, en el año 532 a.c, dando lugar al nacimiento del Dharma (la ley o los preceptos que rigen el budismo) y la Sangha (comunidad budista). La rueda del Dharma se encuentra en la propia bandera de la India, junto con el capitel de león de Ashoka, que podemos ver en el Museo Arqueológico que se encuentra en este mismo recinto. Ashoka fue uno de los promotores del budismo y su política estuvo caracterizada por los ideales de no violencia, tolerancia religiosa y respeto por los padres, maestros y mayores. Envió misioneros budistas a Cachemira, Persia y Sri Lanka y construyó, según la tradición, 84.000 estupas budistas por toda la India.

Sarnath alcanzó su máximo esplendor en los s.IV , V y VI, época Gupta. Capitel de AshokaSegún crónicas de la época, dos siglos después de la muerte del Buda, ya había una sangha de 12.000 monjes que eran patrocinados por ricos mercaderes y nobles de la ciudad de Varanasi. La ciudad fue devastada por los musulmanes en el s.XII, al igual que Varanasi (año 1194).

Hasta 1834 no volvimos a saber nada de ella, fue cuando Sir Alexander Cunningham comenzó una expedición arqueológica en la zona y la redescubrió.

Uno de los edificios que más llaman la atención, por su tamaño, pero también por su simpleza es la estupa de Dhamekh. He visto muchas de ellas en distintos países, y, realmente ninguna tenía esta forma. Es una torre cilíndrica de Sarnath35 metros de altura y de 15 metros de diámetro construida en la época Gupta. Está construida sobre el lugar exacto donde Buda dio su sermón. La base se encuentra decorada con relieves geométricos y hay unos nichos que posiblemente albergasen estatuas de Buda. Fue agrandada en seis ocasiones aunque la parte más alta sigue sin estar finalizada. Esta estupa data del 500 d.c para sustituir a otra mucho más antigua construida por el emperador Ashoka en el 249 a.c.

Otro edificio que visitamos es el Templo Mulagandha Kuti Vihara, con las paredes decoradas con frescos de la vida de Buda, un tema siempre recurrente en la iconografía del budismo. Y por último y creo que lo más interesante, el Museo Arqueológico, que contiene espléndidas estatuas, de épocas kushana y gupta. Entre las más representativas se encuentra el capitel que coronaba la Columna de Ashoka, con los cuatro leones, orientados según los cuatro puntos cardinales, y la rueda de la vida, emblema de la India. Y el Buda de Sarnath, que puede considerarse Templo Mulagandha Kuti Viharaun prototipo para toda Asia en el que los atributos y rasgos del fundador del budismo  quedan definitivamente establecidos.

Aunque el budismo bebe del hinduismo, el budismo en India hoy día tiene muy pocos adeptos, ya que ni el 1% de la población lo practica. Las razones de su escasa difusión son objeto de análisis aún hoy en día, y parecen estar relacionadas con que esta filosofía era contraría e intentaba abolir el sistema de castas, por un lado, y por el hecho de ser una religión pacifista, no apta para apoyar a una nación tan guerrera como la India.

Por Ana Morales © Copyright 2012- Todos los derechos reservados

Si te ha parecido interesante el artículo, ayúdanos a mantener el blog

 

No se encontró contenido relacionado.

1 Comentario

  1. Estábamos en un aeropuerto en Birmania, me paré delante de un cartel de la estupa de Dhamekh, y le comenté a nuestra guía Ohmar: “He estado allí” la cara se le iluminó y dijo “Es mi sueño”, en aquel momento comprendí lo verdaderamente importante que era la estupa de Dhamekh, recuerdo que dí la vueltas a la estupa recuerdo las pinturas de maravillosos colores… gracias Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta su uso y el de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!