Soportújar, tierra de lamas y brujas


soportujar_1Llevábamos unos minutos dando vueltas en torno al edificio que se supone albergaba el Centro de interpretación de la brujería en la localidad alpujarreña de Soportújar. Un cartel informaba del mismo pero no encontrábamos la entrada, de hecho, era un día caluroso de agosto y la zona parecía bastante muerta. Decidimos preguntar a un lugareño ya mayor, que con su sombrero de paja y apoyándose en su bastón pasaba junto a nosotros. La respuesta nos dejó un poco estupefactos: “Claro que se puede visitar, pero para entrar en el museo hay que buscar al guardia que es quien tiene la llave” “Difícil de deciros donde podría estar ahora porque también se encarga de recoger la basura…”




Con estas pocas perspectivas de visitarlo nos dedicamos a deambular por este pueblo blanco de arquitectura típica alpujarreña, colgado de la montaña y acomodado entre tres barrancos cuyos habitantes son conocidos como “brujos” y “brujas” y cuyo folklore popular siempre ha estado rodeado de historias relacionadas con brujas, aquelarres o hechizos. Con lugares de nombres tan evocadores como “Cueva del ojo de la bruja” que alberga en su interior la representación de lo que podría ser la morada de la perfecta bruja pero también el escondite de los terribles “mantequeros”, y que era usado a modo disuasorio por los padres para evitar que la chiquillería soportujeña se alejase más allá de los lindes del pueblo. En su pared interior, a la que no se puede acceder hay una grieta que se dice que “comunicaba con otros mundos”, incluso que era un “pasadizo hacia el soportujar_2purgatorio” para todas aquellas almas que aún debían pagar su penitencia. O la “Era de los Aquelarres” un mirador en la zona alta de Soportújar donde los vecinos decían ver a las brujas reunirse para preparar hechizos para lograr buenas cosechas y cuya altura era aprovechada para huir volando en caso de riesgo, o el “Mirador del embrujo” con la Fuente de las Brujas, en la que se puede contemplar una escultura de dos brujas haciendo pócimas en un gran caldero.

El porqué de esta relación con la brujería es difícil de explicar, de hecho hay opiniones para todos los gustos, pero quizás tiene su base en el hecho de que tras la segunda expulsión de los moriscos de estas tierras en época de Felipe II el pueblo fue repoblado por familias gallegas y celtas, que llegaron con sus meigas, sus leyendas y sus queimadas y a los que se miraba con suspicacia pues se les relacionaba con conjuros y magia.
Hoy día, no deja de ser una anécdota que a su vez es aprovechada como reclamo turístico para atraer a los viajeros que visitan la zona y, al mismo tiempo un modo de impulsar algunos proyectos de turismo rural sostenible en curso con la idea de recuperar y afianzar a la población, ya que ahora mismo el censo habla de tan solo “320 brujos” de elevada edad y de muy pocos niños.

soportujar_3Puntos de interés son los distintos miradores; el Mirador de los Muros (a la entrada), Mirador del Embrujo (en la plaza), y el Mirador de la Era. También la Iglesia de Santa María la Mayor, la Ermita del Padre Eterno, (en la carretera justo a la altura del desvío para Osel Ling) la zona recreativa del Barranco Caliente y la del 3 de abril, y las fuentes del vino, el Chorro y la del Barranco Caliente. También recomendaros que si visitais la zona entre la primera y segunda semana de  Agosto, os acerqueis a disfrutar del ambiente de sus fiestas de San Roque, “Feria del Embrujo” ya que durante esta semana tienen lugar actuaciones musicales, pasacalles y hay un gran ambiente.

Soportújar queda a tan sólo diez minutos de Órgiva y es la población a la que pertenece el Monasterio budista Osel Ling. Desde el centro del pueblo podéis coger un sendero ascendente de unos cuatro kilómetros que os llevará hasta en el Cerro de Atalaya, entre arboledas de castaños, pinos y robles.

Por último, comentar que Soportújar está dentro del Parque Natural de Sierra Nevada, y que por aquí pasan senderos como el GR-7( recomendable visitar el impresionante Dique 24 ubicado en el Rio Chico), el Sulayr y el Transnevada, además de otros senderos de gran interés. También tiene una Estación de Vuelo Libre.

Si te ha parecido interesante el artículo, ayúdanos a mantener el blog

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta su uso y el de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!