Se asoma al mar desde el punto más meridional del continente europeo “al sur del sur” en la provincia de Cádiz, y son tantos y tan sencillos y contundentes los encantos de este pueblo blanco costero que llevo toda la vida visitándolo. Y a grandes rasgos, pienso que no ha habido grandes cambios salvo la era internet, responsable de que a pesar de que Tarifa conserve su personalidad bastante bien, hace años dejase de ser un reducto para surfistas y amantes de la naturaleza para ser un destino muy deseado por un público más amplio. Eso sí, las infraestructuras de acceso son las mismas y la escasez de alojamientos han contribuido a que no se haya producido la misma especulación que podemos observar en la costa mediterránea. Cosa de la que me alegro.

¿Dónde?

 “Al sur del Sur” Tarifa emerge blanca a 19 kilómetros de Algeciras, lugar donde se ubicaba una de las legendarias columnas de Hércules que según la leyenda indicaban el límite del mundo conocido en la antigüedad. Platón, en sus “Diálogos” ubica la mítica Atlántida justo más allá de las Columnas de Hércules “en el Mar Atlántico en los acantilados al oeste de estas columnas en el Estrecho de Gibraltar”.

Tarifa pertenece a la comarca gaditana del Campo de Gibraltar compuesta por siete municipios (San Roque, Tarifa, Algeciras, La Línea de la concepción, Los Barrios, Castellar y Jimena de la Frontera) rica en patrimonio cultural, histórico y natural. Una comarca que, por cierto, alberga dos parques naturales: Los Alcornocales, en el norte, (la mayor extensión conservada y productiva de alcornocal de la Península Ibérica); y el Parque Natural del Estrecho, en el sur, un escenario de alto valor ecológico por su flora y fauna, pero también con gran valor cultural. Sin olvidar, por supuesto, que estas tierras han sido un punto estratégico en los tránsitos culturales que han ido desde el mar mediterráneo hasta el océano atlántico y viceversa, a la par que fue testigo de las históricas relaciones entre el continente europeo y africano. Fenicios, griegos, cartaginenses, romanos o bereberes son algunos de los pueblos que la habitaron a lo largo de los siglos dejando su huella.

Tarifa

Mitología aparte, Tarifa es la ciudad europea más cercana al continente africano y sirve de divisoria a las aguas del mar Mediterráneo y del océano Atlántico y la separación entre dos continentes. Aquí se produce la unión natural de dos masas de agua: la cálida del mar Mediterráneo y las corrientes más frías del océano Atlántico.

Creedme que no hacen falta muchas razones ni mucha literatura para querer hacer una escapadita, aunque sea de un día para disfrutar de tanta luz y tanta belleza accesible. Tarifa se siente y se vive principalmente por su ritmo relajado y el ambiente desenfadado que veréis por doquier. Es un gusto dejarse impregnar por la naturaleza virgen de un entorno plagado de verde pinar, y de más de veinte kilómetros de playas salvajes de arena dorada con dunas y mar con todos los matices del azul…

África

Estaremos tan cerca de África, que apenas 45 minutos de ferry rápido te pondrán al otro lado, en continente africano, ya que, en su punto más estrecho, Europa y África están separadas por tan solo 14,4 kilómetros de océano. Quizás por este simple hecho físico, fue elegida en el año 710 de nuestra era por Tarif Abu Zara, (responsable de su topónimo) comandante de la fuerza expedicionaria musulmana, para instalarse y preparar desde allí la invasión definitiva de la península ibérica (que tendría lugar al año siguiente desde su desembarco en Gibraltar).

Mejores playas de España

En Tarifa podemos encontrar algunas de las mejores playas de España.

La que podría considerarse “última playa del mediterráneo” es Playa Chica, dentro del casco urbano y en uno de los costados del puerto. Es una playa pequeña que hace forma de media luna y que limita con la Isla de Tarifa. Es una de las elegidas por los locales posiblemente porque incluso si sopla el viento de poniente y quieres bañarte a gusto en aguas tranquilas, es posible. Su arena es dorada y sus aguas son cristalinas y es muy conocida por los practicantes del buceo.

La primera playa atlántica sería la Playa de los Lances, al otro lado de la misma Isla de Tarifa y con una longitud de unos 8 kilómetros. También se encuentra en gran parte dentro del núcleo urbano. A sus espaldas el castillo de Santa Catalina y el paseo marítimo.

Aguas turquesas, arena dorada serán la tónica en todas las playas de Tarifa. En la playa hay multitud de servicios para practicar todo tipo de deportes y chiringuitos para comer. Este año presentaba el problema de las algas invasoras que se acumulaban en una extensión de 600 metros a la espera de una solución municipal.

Otra playa en este caso frecuentada por surfistas es la playa del Hotel Dos mares. Le siguen otras dos playas también frecuentadas por amantes del surf y del kitesurf, la playa Arte Vida y la Playa del Hotel Hurricane. Le sigue Valdevaqueros.

Mi preferida es la Playa de Punta Palomas, pasada la playa de Valdevaqueros. Una de las playas más espectaculares de Tarifa. Hay que llegar temprano o aparcar es una misión complicada en temporada alta. Queda a unos 8 kilómetros del centro urbano y la reconoceréis por la gran duna que podéis ver desde el mismo Tarifa. Esta duna avanza cada año unos veinte metros tragándose el enorme pinar que tiene a sus espaldas, por lo que por más que la he fotografiado nunca se ve igual. Sus vistas de la cordillera del Atlas en Marruecos son estupendas.

Por último, otra playa que ya queda algo más alejada es la Playa de Bolonia, también con una duna espectacular considerada monumento natural y con 4 kilómetros de extensión. Como aliciente las bellas ruinas de Baelo Claudia, ciudad romana de los siglos I a.C. y II d.C que parece ser floreció con la industria del pescado y el garum –una salsa- que hacía las delicias del Imperio.

En toda esta extensa zona de playa hay varios campings de distinta categoría y pequeños hoteles, unos pocos en el lado de la costa, la mayoría al otro lado de la carretera. Hay tiendas de artículos de surf, restaurantes, todo en el lado “montaña”. A pie de playa podéis hallar algún chiringuito, pero no son tantos en realidad, por lo que no está demás llevaros una pequeña neverita con alguna bebida y/o comida.

No solo playa

En Tarifa suele soplar el viento, no en vano por su ubicación y condiciones meteorológicas es conocida mundialmente como una de las capitales mundiales del surf y del kitesurf, pero esto os puede trastocar los planes a los que vayáis buscando principalmente sol y playa y sobre todo si pasáis varios días. Que no cunda el pánico porque a poca distancia alrededor de Tarifa hay muchas actividades interesantes para disfrutar.

Puesta de sol en el Cabo de Trafalgar

Merece mucho la pena y se encentra a tan solo 55 kilómetros de distancia de Tarifa.  El cabo es, en realidad, un islote, unido a tierra firme por un doble tómbolo de arena, separando la magnífica playa de Zahora de la de Los Caños de Meca. Al final del cabo hay un faro construido en 1862, y al que se puede llegar por carretera. Rodeando el famoso faro, extensas playas vírgenes de dunas y arena fina perfectas para disfrutar con familia o amigos.

Visita pueblos blancos de Cádiz

Muy cerca de Trifa tendréis también dos bonitas localidades gaditanas que seguro os gustará conocer: Véjer y Conil

Vejer forma parte de la Red de los Pueblos más bonitos de España, no os la podéis perder. El Conjunto Histórico de Vejer nos muestra su legado árabe que está patente en su arquitectura popular y en el urbanismo de barrios como el de la Judería.

Conil es un precioso y tranquilo pueblo blanco (salvo en verano) a los pies del atlántico, con 14 kilómetros de magníficas playas y pequeñas calas solitarias rodeadas de pinos. El pueblo es de casas encaladas y elementos que nos recuerdan su pasado árabe.

Avistamiento de aves y cetáceos

La costa peninsular española está protegida por el Parque Natural del Estrecho, sobre todo, porque es un lugar de paso importante para la fauna, tanto de aves migratorias que viajan estacionalmente entre Europa y África, como de cetáceos entre el Mediterráneo y el Atlántico. Una actividad que gustará tanto a niños como a adultos es un paseo en barco para el avistamiento de cetáceos. No os voy a hablar de ninguna empresa en concreto, veréis que en el pueblo hay varias de ellas que se dedican a esta actividad tanto en barco grande como en lanchas. Las especies que se pueden ver son más de siete, variando en función de la época de año, Delfines y Ballenas piloto – (todo el año) Cachalotes y Rorcuales – (primavera, principio de verano y otoño) Orcas – (verano)

Excursiones a Tánger o Chaouen

Tanto si las organizáis por vuestra cuenta como si elegís una excursión organizada cruzar a Marruecos es, sin duda, otro de los alicientes de pasar unos días en Tarifa, podréis cambiar durante unas horas de continente y experimentar una cultura nueva, un lujo al alcance de la mano que podéis disfrutar por poco dinero y que seguro os gustará.

Nota: a fecha de agosto 2021, las dos líneas que salen desde Tarifa, así como desde otros puntos como Motril o Algeciras están temporalmente suspendidas debido a la situación sanitaria especial Covid por lo que recomiendo consultar la evolución de la situación antes de planear esta excursión.

Rutas en quad

Esta es una actividad principalmente para adultos, pero los niños pueden ir de acompañantes por lo que se puede disfrutar en familia. Es una ruta que recorre una parte del Parque Nacional de los Alcornocales desde Punta Paloma hasta el Santuario de la luz bordeando la duna de Valdevaqueros.

Iniciación en el windsurf y/o kitesurf

A lo mejor nunca antes te lo habías planteado pero viendo a los surfistas dominar las olas y volar sobre ellas te entra el gusanillo de probar, enhorabuena porque estás en el lugar adecuado, Tarifa es el lugar perfecto para aprender deportes de vela, e ideal también para practicar y progresar a todos los niveles. Hay decenas de escuelas con las que tomar contacto con estos deportes.

Por último, y dicho todo lo anterior, Tarifa es mucho más que viento y olas: os aconsejo pasear por su casco histórico, declarado en 2003 Bien Cultural. Con sus murallas medievales y placitas es fácil perderse entre estrechas y sinuosas calles… y descubrir lugares encantadores, cafés, restaurantes y tiendas.